jueves, 4 de febrero de 2010

Ocurrió así (Cuento por Alan Corvis)

Ocurrió así


Ahí estaba yo. Al pie del cuadrilátero viendo como le  propinaban una soberana paliza a  quien había apostado yo más de tres años de mis ahorros. Moría de desesperación;  creo, me había comido ya más de  cinco uñas enteras mientras “Mano de piedra” Gonzales mataba a golpes a mi peleador.
Yo veía entre cada punch y cada gancho a la quijada, irse tristemente a chorros mi dinero.  El knockout era inminente ya, y yo desesperado lloraba mi increíble mala fortuna, ¿Pero cómo era posible que se quedara así? Sin levantar los brazos por lo menos, ¡es que parecía muerto en vida el pelmazo.  Yo no pude soportar más aquella situación. y lo que logro recordar ahora de aquel momento, es que unos segundos después, cuando finalmente logré reaccionar de entre una extraña bruma mental, me vi dentro del ring noqueando con mis propios puños al mano de piedra Gonzales que se protegía infructuosamente ante aquel súbito ataque mientras un racimo de gigantescos guardias llovían raudos sobre mí tratando desesperadamente neutralizarme. Ahora le pregunto señor municipal: ¿qué más podía  yo hacer?, ¿dejar que el gran hijo de puta se llevara  mi dinero?



2 comentarios:

  1. Creo que yo hubiese hecho, prácticamente, lo mismo.

    ResponderEliminar
  2. gracias por tus comentarios, y tus visitas.

    ResponderEliminar